jueves, 3 de septiembre de 2009

Ayer, día miércoles 2, hubo un gran evento, una fiesta para aquellos que se han encargado de mostrar un poquito al mundo lo que es la moda a un "low-cost". La marca H&M.
Cientos de personas se avalanzaban en la gran vía de Madrid desde las 17.00 hasta las 24.00 h para poder acabar con su espera; después de varios meses el nuevo H&M de Madrid abría sus puertas cual fiesta de la elite privada y brindaba entrada a un despliegue de moda y nueva temporada, y con descuentos del 10% en sus productos.
La estética de la tienda es magnifica, con una entrada de un estilo muy "rococó", ya que se trata de un edificio del año 1928. Unas dimensiones que pueden dificultarte el encontrar tu prenda perfecta para tu noche, ya que 4 plantas y 2.300 metros cuadrados dan sitio para ofrecer gran (graaaan) parte de la temporada otoño/invierno.
Sin duda H&M esta conquistando medio mundo, y con eventos como este demuestran que les gusta lo que hacen, que se sienten satisfechos de su trabajo, y esto les anima a impulsar mas la empresa.
Creo que espíritus como este demuestran a la sociedad lo que es la moda, una moda sofisticada, clásica y buscando la belleza y expresión recurriendo también a innovar y dar paso a la imanación, que en definitiva, es el concepto que define la moda; una forma de expresar pensamientos, gustos y de conocer rasgos de nuestra personalidad.
Tengo que quitarme el sombrero y brindar un "Chapeau" por esta marca sueca, a la que me confieso fiel adicto y la que nunca me defrauda.
Se ubica en la calle gran vía nº 37, es vistoso, no os perderéis. Os aconsejo que le hagáis una visita bien merecida y de paso echéis una ojeada a la nueva colección, que cuenta con variedad en estilo, desde colores eléctricos y fluorescentes, hasta grises, y (fiel al estilo de H&M) negros.
Digno de admirar.










Cada paso que doy, en balde o no, me hace aprender de mi, de la sociedad y de la vida que me toca vivir.
Cada palabra que oigo, cada "te quiero", cada reproche y cada puñalada me hace mas persona, solo así conseguiré ser mas yo mismo, y no una puta copia de la sociedad.

2 comentarios:

  1. A mí me pareció que la entrada era preciosa, pero luego, el resto de la tienda (menos la sección de hombre) no era nada especial. Muy grande, pero no se notaba que estuvieras en una sala con tanta historia.

    Un abrazo,
    Esmoquin room
    http://blogs.menstyle.es/esmoquinroom

    ResponderEliminar